Promesa De Fútbol

Amaneceres y atardeceres

Fuente: Abc.es

Fuente: Abc.es

Amaneceres y atardeceres son los pasos del día a otro estado, que uno vislumbra mejor en verano. Un sol norteño, siempre es más sol, por eso de que uno aprecia lo que no tiene habitualmente; su valor se multiplica. Al final, la lluvia solo es un canto de las altas esferas de las deidades que gobiernan el mundo desde un áspero sentido de la justicia, coloreando geográficamente las zonas dónde uno nace y otros pacen. En definitiva, la lluvia como hábito tampoco parece el peor plan para los norteños. Costumbres, supongo.

Xabi Alonso es algo más que una costumbre o hábito del norte. Periko Alonso era todo lo que no fue Xabi, aunque hizo mucha mella en él: siempre quiso aprender de los mejores. Ziarreta le enseñó fortaleza, dureza y agresividad, a no temer a nadie. Denoueix, la inteligencia; Benítez, el liderzago; Pellegrini, sus carencias; Mourinho, su madurez y Ancelotti, su labor de mensajero en el pasto verde de toda Europa. Aragonés le negó, lo que Del Bosque trataba de asentir desde que le dio ese rol tan importante. España pareció menos España y Xabi más Xabi. Todo en orden.

Por tanto, el tolosarra siempre quiso aprender de los mejores. Un erudito del juego, al que solo podría emular Guardiola. Su guiño bávaro en forma de dorsal, así le marca. Pep, fue el “3” que quiso ser “4” y ayudó a que su Barça fuera un “10” a partir de su idea. A fin de cuentas, Alonso es un aprendiz de técnico desde que esos grandes escarabajos de Liverpool le enseñaron que “Words of Love” también podía ser un éxito. Un alumno de ideas y un compendio de características que han llevado la palabra “mediocentro” escrita desde siempre.

Hoy Alonso está en Múnich, luciendo más palmito alemán, que lucrando a Emidio Tucci desde su percha. Su decisión de aprender, alejarse de la ajetreada vulgaridad que rodea a los medios deportivos españoles, es aplaudida desde todos los ámbitos, menos desde el Madridismo. La afición perdona, pero no olvida; ni las formas, ni el tiempo han sido adecuadas, mientras Florentino y Carletto se creen a pies juntillas que esto no es un desastre. Que siempre hay un plan, que nunca hay puntada sin hilo. Muy poco inglés, más propio de la capital: engañar a las masas, sin que éstas se dejen engañar.

Así pues, Alonso será una especie de romántico atardecer en el verano de Madrid; una lluvia de abril en el amanecer de Guipúzcoa; una canción de los Beatles dividida entre Anfield y Goodison o la excelencia de una cerveza bávara en el “Oktoberfest”: una experiencia inolvidable e irrepetible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 03/09/2014 por en Bundesliga, España, Liga BBVA y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: